jueves, 18 de julio de 2019

Sentencia Bisfenol A

Buenos días a todos y sed bienvenidos a Gàbia de Grills. Un lugar donde damos un relato más bien diferente de todo lo que pasa.Yo soy Jose y hoy os traigo una noticia que la dio el diario El Mundo el otro día pero que ha pasado completamente desapercibida para los medios de ¿información? españoles.

Paso captura del diario El Mundo.


noticia-toxicidad-bpa-condena-tribunal-europeo
https://www.elmundo.es/ciencia-y-salud/salud/2019/07/11/5d27345221efa064468b4606.html


Pero, ¿que es el Bisfenol A? Supongo que muchos de vosotros os lo estaréis preguntando. Pues procedamos.

El tema del Bisfenol A es un tema francamente demoledor porque resulta que sabemos que existe una sustancia que está afectando brutalmente a la salud de las personas. En la sentencia del Tribunal Europeo solo se recoge que afecta al aparato reproductor pero hay mucho mas.
El Bisfenol A es una sustancia que de hecho es capaz de producir cambios hormonales severos, abortos espontáneos, alteraciones del comportamiento, TDH, diabetes, problemas de fertilidad, problemas tiroideos y multitud de cánceres y esto no es algo que diga yo. 
Lo dice la práctica totalidad de la comunidad científica versada y reputada en el tema, lo dicen cientos de informes enviados a las principales agencias de seguridad alimentaria a nivel mundial, agencias que de hecho están reconociendo el problema pero que no están actuando.

Se trata de una sustancia que está por todas partes pero muy especialmente en nuestros alimentos y esto es así porque las grandes empresas químicas lo han puesto ahí, no porque no existan alternativas sino porque se trata de una sustancia que les está reportando brutales beneficios.
Y si, este es el Bisfenol A o también conocido como BPA, una sustancia que forma parte de una lista de compuestos que mantiene en vilo a la comunidad científica internacional, los temidos disruptores endocrinos, es decir, sustancias que alteran el equilibrio hormonal normal.
Desgraciadamente dicho así parece un problema menor, pero nada más lejos de la realidad. los disruptores endocrinos son uno de los principales problemas de contaminación al que se enfrentan las sociedades modernas, de hecho, la propia agencia  medioambiental de la unión europea manifestó una preocupación escandalosa en un informe que hizo público en el año 2012 titulado Los Impactos de los disruptores endócrinos en la vida salvaje, la gente y sus entornos 
En este informe, ya en su primera página se puede leer lo siguiente:"Las tasas de enfermedades y trastornos endocrinos tales como algunos daños reproductivos y de desarrollo en las poblaciones humanas han cambiado en línea con el crecimiento de la industria química, lo que ha llevado a la preocupación de que estos factores puedan estar ligados. Muchos científicos están  preocupados por los contaminantes químicos capaces de interferir con el funcionamiento normal de las hormonas, los llamados disruptores endocrinos o EDCs que podrían desempeñar un papel causal en estas enfermedades y trastornos, las malformaciones genitales en los bebés varones han ido en aumento en muchos países europeos y el número de personas diagnosticadas con cáncer de mama, testículos y próstata sigue aumentando. Datos recientes indican que en algunas partes de Europa la calidad del esperma se está acercando a niveles de crisis que pueden afectar la fertilidad, al mismo tiempo existe una tendencia hacia un inicio cada vez más temprano de la pubertad en niñas y un fuerte aumento de las tasas de trastornos endocrinos y nutricionales así como metabólicos tales como la diabetes tipo 2 y la obesidad. Las tasas de cáncer de tiroides han aumentado entre un 5.3% en suiza- y un 155,6% en Francia en particular en las mujeres, los niños y los adultos jóvenes. Del mismo modo el hipotiroidismo congénito y los trastornos en el desarrollo neurológico como el autismo y el trastorno por déficit de atención son mucho más frecuentes de lo que eran hace 20 años, también hay evidencia de que está comprometido el desarrollo, el crecimiento y la reproducción de varias especies de fauna silvestre con informes sobre alteraciones y anomalías en el desarrollo sexual y problemas y anormalidades en la función tiroidea, particularmente en ambientes contaminados por un cóctel de sustancias químicas en el uso diario. Estos productos químicos se pueden encontrar en los alimentos, productos para el hogar y cosméticos."
Esto es un claro toque de atención sobre lo que nos espera como no se establezca una regulación inmediata mucho más restrictiva sobre estas sustancias porque como puedes ver esto no es un problema que sólo afecta a las personas. Esperemos que la sentencia del Tribunal Europeo sirva para una implementación inmediata en todos los países que afecta a dicho tribunal para que dejemos de estar expuestos a este producto que se ha demostrado fatal para la salud de todos aquellos que están expuestos a él.
La preocupación también está en cómo afecta a los entornos en los que estas sustancias están presentes porque los disruptores endocrinos y las sustancias que actúan como tales, es decir, sustancias como el DDT, los PCBs o los alquilfenoles o el que nos ocupa en este caso el Bisfenol-A , son sustancias que modifican el equilibrio hormonal y lo que hace un disruptor endocrino es interceptar, bloquear o interponerse en el lugar en el que debería estar una hormona, haciéndose pasar por ella y por tanto generando respuestas anómalas en el organismo, respuestas que afectan entre otras a la producción de esperma y óvulos y que por tanto pueden llegar a producir efectos como la infertilidad, el hermafroditismo, deformaciones genitales e incluso en algunas especies cambios de sexo.
El Bisfenol-A es un disruptor endocrino y por tanto es un contaminante que está desgraciadamente presente en la práctica totalidad de los seres humanos en los países occidentales, de hecho el 95 por ciento de los ciudadanos de países occidentales contienen niveles de Bisfenol-A en su sangre superiores a lo que los expertos consideran como biológicamente activos, es decir, capaces de producir severos daños en la salud de las personas, es más, en los estudios que se han hecho en los Estados Unidos y en la Unión Europea se ha detectado la presencia de este no sólo en los adultos sino también en los fetos que es incluso más grave, habida cuenta de la especial agresividad de esta sustancia en las etapas más tempranas y por tanto más críticas del desarrollo.
Bueno, dicho esto, quizá te estés preguntando, porqué yo francamente lo hice ¿Cómo demonios ha llegado ese Bisfenol-A mi sangre ? ¿Cómo es posible que aparezcan los análisis o cómo ha llegado por lo menos a mi cuerpo? 
Bueno se han hecho un montón de estudios al respecto y sobre esta materia y la conclusión es clara, el Bisfenol-A llega a nuestro cuerpo en un 1% a través de la inhalación porque aunque no te lo creas esta sustancia también se encuentra en suspensión en el aire que estamos respirando ahora mismo y en un 99% a través de la alimentación y es precisamente a través de alimentación de las madres cómo llega a los fetos que es quizá el grupo más vulnerable a los efectos que genera el BPA debido a que se encuentra expuesto de una etapa clave de su desarrollo, en este sentido son muchos los estudios que han demostrado que el Bisfenol-A se encuentra incluso en mayores concentraciones en los fetos que en las propias madres, de hecho se han detectado altas concentraciones de Bisfenol-A en prácticamente todos los órganos humanos pero muy especialmente en el cordón umbilical y en la placenta .
Como te podrás imaginar la protección de la infancia pasa por la prohibición del producto no solo en los biberones como se ha hecho hasta ahora sino también en toda clase de productos destinados a estar en contacto con los alimentos.
Para comprender o para entender apropiadamente porque esta sustancia está presente en la alimentación deberíamos comprender primero dónde se encuentra y por qué y que es el Bisfenol-A.
Es una sustancia química utilizada principalmente en la fabricación de algunos tipos de plásticos como por ejemplo los policarbonatos y en la resinas Epoxi, dos de las sustancias más vendidas a nivel mundial. el policarbonato está fabricado precisamente a base de Bisfenol-A y te va a resultar muy sencillo y muy fácil encontrarlo en tu ámbito cotidiano ya que gracias a sus propiedades mecánicas se ha convertido en uno de los materiales plásticos más utilizados en la industria moderna, tanto es así que se utiliza en la fabricación por ejemplo de DVDs, de cristales de gafas, de material eléctrico, de envases de plástico, de invernaderos y de muchos otros tipos de productos pero el principal problema es que también se utiliza en la fabricación de envases alimentarios, envases como botellas de agua , vasos de plástico, biberones, botes de conservas y productos de este tipo y por otra parte las resinas Epoxi se utilizan principalmente como recubrimiento contra la corrosión y de hecho se utilizan como recubrimiento en el casco de barcos y de submarinos, en tanques de almacenaje, en electrodomésticos, en adhesivos y en tuberías, por ejemplo, en algunos artículos de higiene como por ejemplo los botes de champú, en cosméticos, en tintas incluso probablemente en la tinta del tóner que tendrás en la impresora de tu casa y como en el caso de los policarbonatos en envases alimentarios.  ¿Para qué? Pues para evitar la corrosión de estos envases y por tanto favorecer la conservación de los alimentos, de hecho, este producto está presente en el interior de las latas de conservas, latas como las de sardinas, las de atún, las de aceitunas o las de judías y en algunas latas de refresco como por ejemplo la lata de Coca-Cola o las latas de cerveza y por supuesto en muchos otro tipo de productos que no vamos a enumerar porque serían muchos pero vamos en general en productos alimentarios como recubrimiento interno.
Como veis esta sustancia está presente por todas partes, de hecho, vas a encontrar Bisfenol-A incluso en los tickets de la compra de muchos centros comerciales porque el papel térmico también  lleva Bisfenol A como recubrimiento y también lo vas a encontrar en muchos filmes transparentes usados en la cocina para el recubrimiento de los alimentos.
Como puedes ver, el problema es grave, bueno, grave se queda corto, el problema es muy grave porque existe una imposibilidad manifiesta por parte del consumidor de conocer con exactitud y con certeza en qué productos concretos está presente la sustancia. Porque desgraciadamente no se menciona por ninguna parte y si no conocemos qué productos concretos tienen esta sustancia difícilmente vamos a saber a qué dosis estamos expuestos.

estructura-quimica-bisfenola-bpa
De Ed (Edgar181) - Trabajo propio, Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=52831270

Lo que es claro y lo que es contrastado es que este contaminante se encuentra en dosis biológicamente activas en la mayoría de los ciudadanos occidentales y digo occidentales porque es donde se ha obtenido la mayoría de los datos pero es evidente que este es un problema global, es un problema que afecta a todo el mundo, un problema que ha generado tal preocupación en las autoridades de algunos países y en algunos de ellos, desgraciadamente, en una minoría de ellos se está en proceso de prohibición total de esta sustancia para su utilización en contacto con cualquier tipo de sustancia alimentaria.
Como decía desgraciadamente una minoría de países porque en la gran mayoría de ellos como por ejemplo en España vamos a remolque y aquí sí que se puede usar este producto sin ningún tipo de advertencia porque aquí desgraciadamente este producto es legal y esto no es ninguna casualidad los intereses económicos detrás de estas sustancias son enormes y en mi opinión es un poco ingenuo por nuestra parte de creer que porque estas sustancias están legalizadas no entraña ningún riesgo.
Como podéis imaginar la industria de los fabricantes de policarbonato y productos a base de Bisfenol A está en manos de grandes multinacionales químicas y petroquímicas, empresas como Bayern o DOS-chemical, entre otras, que a través de grupos de presión logran que es elegir la a su favor en esta materia 
De hecho llama bastante la atención y no es que me la llame a mi sino que es la llama cualquiera y de hecho se la está llamando a la agencia de protección ambiental de la unión europea que su informe sobre los impactos que tienen los disruptores endocrinos en la vida salvaje, la gente y sus entornos hace referencia a este hecho y es que la industria siempre se las apaña para presentar estudios supuestamente científicos que avalan los productos que ellas mismas venden.
Concretamente en este informe se destaca como 14 informes financiados con dinero de la industria química contradicen a 202 informes y estudios realizados con fondos públicos, que muestran que el BPA produce daños severos a dosis relativamente bajas 
Como os comentaba, mis queridos amigos, seguro que esto os recuerda mucho lo que ocurre con los ciclamatos o la tartrazina, con los propios transgénicos y es lo que ocurre cuando el que te vende una sustancia encarga estudios a la carta sobre su salubridad.
Los intereses económicos son tan grandes, los escrúpulos son tan pequeños y los resultados tan dispares que a mí me hacen pensar muy seriamente en el falseamiento y la manipulación de los datos
porque el tema de las dosis ha venido siendo uno de los principales caballos de batalla que ha tenido la industria química para la defensa del Bisfenol-A, alegando que a dosis relativamente bajas no se puede demostrar que el Bisfenol-A produzca efectos negativos, desgraciadamente amigos míos, cientos de estudios científicos independientes dicen exactamente lo contrario, una de las particularidades que poseen los disruptores endocrinos como es el caso del Bisfenol-A es lo que los expertos denominan curvas de dosis respuesta no mono tónicas o dicho de otra forma no lineales y ¿Qué quiere decir esto? Pues muy sencillo que a dosis bajas las respuestas pueden ser incluso más severas o los efectos pueden incluso ser peores que a dosis elevadas, no existiendo por tanto una relación lineal entre la dosis a la que estás expuesto y la respuesta que genera en tu organismo 
En este sentido un informe publicado en el año 2010 por la agencia federal ambiental de un país como Alemania mostraba serias dudas de que pudiera establecerse una dosis que pudiera considerarse como segura para el Bisfenol-A y alertaba de que los niveles actuales de contaminación podíamos estar sometidos a niveles no seguros de esta sustancia 
Como podéis ver las preocupaciones son enormes porque los efectos que produce sobre la salud de las personas y sobre los propios ecosistemas son demoledores.
Existen más de un millar de estudios que han detallado los efectos que produce el Bisfenol-A en las personas y en los animales y la verdad es que son para echarse a temblar porque concretamente, incluso a dosis inferiores a las consideradas hasta ahora como seguras por la propia de FDA americana o por la EFSA europea se han reportado graves alteraciones en el sistema reproductor masculino con alteraciones y con reducciones en los niveles de testosterona, modificaciones incluso en la conducta sexual, reducciones en los niveles y calidad del esperma e incluso malformaciones testiculares y ciertos tipos de cánceres de próstata y testículos 
también se ha informado de la asociación que tiene el Bisfenol-A con el síndrome del ovario poliquístico, abortos no deseados, partos prematuros, disminuciones en el número de ovocitos , adelantamiento de la pubertad en niñas así como con la aparición del tan común cáncer de mama 
por otra parte ya son muchos los expertos que empiezan a sospechar sobre efectos adversos sobre el tiroides, sobre inflamaciones en el tracto digestivo e incluso asocian al Bisfenol A con una población cada vez más propensa a padecer alergias 
En ciertos experimentos con animales se ha asociado el Bisfenol-A con la obesidad y en ciertas enfermedades de tipo cardiovascular 
El problema es francamente grave porque se ha llegado a confirmar que la contaminación con Bisfenol-A a dosis relativamente bajas produce daños cerebrales e incluso puede llegar a producir modificaciones conductuales, algo que es francamente llamativo porque en experimentos hechos con animales se detectó que las madres de crías que habían sido contaminadas con Bisfenol-A tendían a dedicar menos tiempo al cuidado de sus crías,  de hecho, en otros experimentos que se han realizado sobre animales también se ha observado que aquellos animales sometidos a contaminación con Bisfenol-A o con BTAs eran mucho más ansiosos, mostraba una disminución de la conducta exploratoria y en el caso de los machos, en concreto, se observó una feminización de su comportamiento,  es algo bastante interesante, como puedes ver los efectos son tan graves que la generalización y la comercialización de esta sustancia puede calificarse como un crimen de lesa humanidad
De hecho, tal es la preocupación de la comunidad científica internacional que entre el 28 de noviembre y el 30 de noviembre del año 2006 tuvo lugar en EEUU ,en un pueblo de Carolina del Norte llamado Chapel Hill, un encuentro internacional donde se dieron cabida a los principales expertos mundiales en el estudio del Bisfenol-A, expertos reputadísimos provenientes de las principales y más prestigiosas universidades y de los más reconocidos laboratorios que extrajeron conclusiones bastante llamativas y de aquella cumbre se extrajeron conclusiones que han echado por tierra los argumentos de los defensores más acérrimos del BPA y que han arrojado luz sobre muchos puntos oscuros de esta sustancia 
Algunas de las conclusiones más contundentes que se pudieron extraer de aquellas reuniones fueron por ejemplo que el Bisfenol-A se encuentra a dosis biológicamente activas en más del 95% de los habitantes, que durante las etapas del desarrollo los efectos que produce esta sustancia incluso a dosis calificadas hasta ahora como bajas son irreversibles, que los efectos de la exposición de esta sustancia pueden darse durante muchos años después de que la exposición de estas sustancias se haya producido, vamos que se espera que muchas enfermedades que se van a producir los próximos años sean precisamente consecuencia de la actual la exposición a esta sustancia
También concluyeron que uno de los grupos más sensibles al BPA son los niños en estado de desarrollo principalmente en sus primeras etapas ,es decir, desde su etapa embrionaria hasta los tres años de edad, también mostraron una inmensa preocupación por la exposición crónica la que nos venimos exponiendo los adultos ya que, aunque supuestamente los adultos estamos expuestos a pequeñas dosis preocupa especialmente que esta exposición se produzca de forma ininterrumpida durante toda la vida del adulto y en la que quizá podría considerarse como la conclusión más contundente junto evidentemente con el problema de la exposición infantil, es que las cantidades fijadas como seguras actualmente por la FDA estadounidense y por la EFSA europea son suficientes para producir daños severos en la salud de las personas.
Fue precisamente a raíz de esta cumbre, a raíz de las conclusiones que se extrajeron en ella, que empezaron a adoptarse en algunos países medidas encaminadas precisamente a la erradicación total de esta sustancia al menos en los productos que iban a estar en contacto con los alimentos, de hecho al tratar la abrumadora cantidad de estudios que recomendaban la eliminación de la sustancia países como Francia, Dinamarca o Canadá prohibieron la sustancia, la utilización del Bisfenol-A en biberones en el año 2010, algo que la unión europea sería forzada a realizar en el año 2011 posteriormente en el 2012 ante la presión de la comunidad científica internacional, la EFSA reabrió  un proceso de reevaluación de esta sustancia y esta sentencia parece ser el punto final del proceso que se abrió en aquel momento, pero como siempre algunos países tomaron ya la iniciativa  y de hecho Francia ya es pionera habiendo anunciado en 2012 medidas contundentes 
Concretamente Francia estableció un calendario bastante ambicioso de eliminación total de la sustancia para su utilización en contacto con cualquier clase de alimento destinado a cualquier estrato de la población y de hecho desde enero del año 2013 se prohibió el uso de estas sustancias no sólo en biberones sino también en productos destinados a niños de hasta 3 años de edad y desde enero del año 2015 esta prohibido para todos los demás productos alimenticios independientemente de la edad del consumidor  y no sólo eso sino que hasta que la prohibición sea completada, las empresas tendrán la obligación de mostrar en sus productos información sobre la presencia y advertencias sobre el riesgo que entraña el Bisfenol A para la salud, ésta es en mi opinión una decisión basada en la responsabilidad porque como ya ha quedado patente en multitud de investigaciones el Bisfenol-A no sólo produce daños severos a los adultos sino que además traspasa la placenta y ataca a los fetos justo en una parte clave de su desarrollo,  si las madres consumen productos contaminados están por tanto contaminando también a sus hijos, por tanto no sólo recomiendo que evitéis esta sustancia sino que os recomiendo que si conocéis alguna mujer embarazada o en periodo de lactancia la hagáis saber que la ingesta de esta sustancia o de este producto está generando severos daños y daños irreversibles en ella y en sus hijos 
Desgraciadamente en España y en la práctica totalidad del resto de los países vamos muy por detrás en esta materia y ahora mismo estamos siendo contaminados con estas sustancias sin ningún tipo de impunidad y en este caso muy a mi pesar me va a ser complicado especificar los productos concretos que incorporen Bisfenol-A porque desgraciadamente los fabricantes no dan información sobre qué productos lo incorporan 
Por eso me gustaría daros unas sencillas pautas que creo que nos van a ayudar en gran medida a reducir la cantidad de BPA que está presente en vuestro organismo 
En primer lugar yo os recomendaría que no cocinaseis con utensilios de plástico que los evitarais en la medida de lo posible y que si podéis los sustituyáis por utensilios de acero o en su defecto de madera, os recomendaría también que no bebáis bebidas enlatadas y embotelladas, pero si os veis forzados a beber agua embotellada que no reutilicéis las botellas ya que desgraciadamente el Bisfenol-A también se libera más fácilmente con el tiempo y la reutilización de botellas va a hacer que estéis expuestos a mayor dosis de esta sustancia, también os recomendaría que evitarais en la medida de lo posible las conservas enlatadas y los alimentos que van a estar en contacto con plásticos, que no envolváis los alimentos con filmes transparentes de PVC y que es preferible en mi opinión que en caso de que vayas a envolver un producto con film transparente que lo hagáis primero con un envoltorio de papel de cocina para evitar que el producto esté en contacto directo con la sustancia
Por otra parte procurar usar envases de cristal o de cerámica en lugar de los tan generalizados tuppers de policarbonato y por supuesto no os confiéis porque algunos estudios hablan incluso de que ciertos tipos de papel y cartón utilizados en la industria alimentaria pueden contener el Bisfenol A, nunca envolváis alimentos en papeles de periódicos similares porque el Bisfenol-A se utiliza como base de muchas tintas y toners de impresoras y envolviéndolos en este tipo de papeles la contaminación de nuestros alimentos está prácticamente garantizada 
También os diría que evitaréis meteros el ticket de la compra en la boca, sé que suena a broma, parece que lo es pero no lo es, el papel técnico de las cajas registradoras, el que se utiliza en los tickets de la compra contiene Bisfenol-A y el problema en este caso el desprendimiento del Bisfenol-A es mucho más sencillo que cuando esté Bisfenol A está polimerizado en una resina o en un plástico de modo que cuando os metéis el ticket de la compra estáis metiendo directamente Bisfenol-A en la boca porque se va a desprender muy fácilmente y por último y quizá esta sea la medida más importante de todas bajo ningún concepto calentéis de vuestros alimentos directamente en envases de plástico o en las propias latas de conserva hay que tener mucho cuidado porque el Bisfenol-A no se libera por igual en todas las circunstancias y de hecho las latas y las botellas que están expuestas al calor o que están almacenadas durante largos periodos de tiempo liberan mayores cantidades de BPA que  podían llegar a multiplicarse por 55 en aquellas latas que habían sido sometidas a temperaturas de hasta 100 grados centígrados 
Sé que es difícil, sé que a veces no tenemos todo el tiempo que nos gustaría para poder alimentarnos de forma saludable pero debemos intentarlo.
Yo creo que con esta información ya habéis visto por dónde van los tiros, sed inteligentes,  decid no al plástico decid no al Bisfenol-A y por supuesto exigir como consumidores responsables que sois productos libres de Bisfenol-A por qué vuestra presión como consumidores es la principal herramienta que tenemos para el cambio si no compramos productos con Bisfenol-A evitamos que las empresas tengan incentivos para ofrecerlos, porque como dependemos de que la iniciativa venga por parte de las empresas vamos listos.
Bueno amigos esto es todo espero que esta información nos haya resultado de utilidad espero que os haya gustado, sin más me despido de todos vosotros hasta la próxima entrada y si os gusta lo que leéis, por favor, suscribíos, compartid y difundid por vuestras redes sociales. Hasta luego!!



Enlaces relacionados:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenido a
https://www.gabiadegrills.com

Salud cerebral y el deporte

Buenos días a todos y sed bienvenidos a Gàbia de Grills. Un lugar donde damos un relato más bien diferente de todo lo que pasa. Yo soy Jos...