El pozo y el burro


Buenos días a todos y sed bienvenidos a Gàbia de Grills. Un lugar donde damos un relato más bien diferente de todo lo que pasa. Yo soy Jose y hoy os traigo una fábula o cuento con moraleja.



burro-caido-pozo



Cuenta la historia que había un burro viejo que estaba pastando tranquilamente en el campo de su dueño, cuando de repente algo captó su atención, era el juego unos topillos que habían entrado en el campo.
Como era algo que no le importaba demasiado, siguió pastando tranquilamente, aunque siempre fijándose en el hacer de los topillos.
Estando demasiado pendiente de los juegos que estos simpáticos amigos traían, no cayó en la cuenta que estaba demasiado cerca de un pozo, seco ya después de tanto tiempo, sin ningún tipo de protección de cara a las caídas.
De repente nuestro amigo cayó por el pozo y claro está, intentó salir por todos los medios que tenía en su haber, como no podía salir, empezó a rebuznar intentando alertar a su dueño para que viniese a sacarlo del pozo donde había caído.
Por suerte el pozo estaba seco y no había lodo donde hundirse. Confiaba nuestro amigo en que su amo le podría sacar rápidamente.
Ante los rebuznos incesantes del animal, el dueño se puso a buscar al burro y lo descubrió en lo hondo del pozo. Viendo que él solo no podía sacarlo, acudió a los vecinos buscando ayuda.
Se reunieron todos los vecinos que encontró para que le ayudaran a sacar al burro del pozo e idearon varias maneras de intentar sacar al burro, pero horas después y después de haber puesto en práctica todas las ideas que tuvieron, se rindieron.
El dueño viendo que no había solución, adoptó la peor de las soluciones, enterrar al burro dentro del pozo, total, como decía él, el pozo estaba seco y había que taparlo igualmente y el burro era viejo y ya no se lo podía pedir mucha carga de trabajo.
Cogieron una pala cada uno de ellos y empezaron a echar tierra en el interior del pozo, la tierra caía sobre el burro y viendo éste que lo estaban enterrando vivo, empezó a rebuznar con aun más fuerza, un llanto en búsqueda de una piedad que no le iban a entregar, estaban decididos a tapar el pozo y ya no les importaba el burro.
Tras un rato sin dejar de rebuznar el burro calló y se sentó, dejó que la tierra fuese cayendo sobre él, por desgracia aceptó su “destino” y estando echado en tierra buscando un poco de serenidad dentro de la situación que estaba viviendo, de repente abrió los ojos, una luz brillaba en su interior.
El burro se puso en pie y se sacudió la tierra que había caído sobre él.
A cada palada que daban los hombres el burro daba como una especie de paso que le permitía estar sobre la tierra.
Cuanta más tierra echaban, más subía el burro, hasta que llegó a tal altura que el burro pudo saltar fuera del pozo.
Esperando que hayáis entendido la moraleja del cuento me despido de todos vosotros hasta la próxima entrada y si os gusta lo que leéis, por favor, suscribíos, compartid y difundid por vuestras redes sociales. Hasta luego!!


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenido a
https://www.gabiadegrills.com

Visita a El Boixar

Buenos días a todos y sed bienvenidos a Gàbia de Grills. Un lugar donde damos un relato más bien diferente de todo lo que pasa. Yo soy Jos...