El águila, el cuervo y el pastor


Buenos días a todos y sed bienvenidos a Gàbia de Grills. Un lugar donde damos un relato más bien diferente de todo lo que pasa. Yo soy Jose y hoy os traigo de nuevo una fábula que, como siempre, viene con moraleja. Pero estoy convencido que no os hará falta que yo os la desvele. Por si a alguno le quedase la más mínima duda que me contacte por Telegram, así por privado, que no hace falta que nadie se entere 😉
Era un día de primavera, cuando empiezan a llegar los días de clima templado, cuando todavía de buena mañana refresca un poco pero a eso de media mañana, al solecito, estás en la gloria y todas las criaturas se buscaban la vida para pasar el día lo mejor posible, pero claro, había hambre y una manada de carneros y corderos salieron a pastar al prado verde y aun fresco.


Sin darse cuenta estos, estaba oteando desde lo alto de una montaña, un águila, quien también tenía hambre, esto, por desgracia ocurre a diario y esta al ver al rebaño pues pensó lo que tenía que pensar. “Comida”.
Dando un salto abrió sus impresionantes alas y empezó a volar hasta situarse en el punto precio desde donde inició una caída casi en picado y cuando estaba llegando armó sus poderosas garras y agarró a un cordero, al cual se lo llevó volando.
Desde un árbol cercano, un cuervo divisó toda la escena y queriendo emular al águila hizo básicamente lo mismo. Subió a lo alto de la montaña, dio un salto y abrió sus alas (las cuales no eran tan impresionantes), empezó a volar hasta situarse en el punto que consideraba el adecuado e inició una caída casi en picado y cuando estaba llegando también armó sus garras e intentó agarrar a un carnero.

aguila-cuervo-pastor

Lo que pasó aquí ya fue un poco diferente ya que un cuervo no es igual a un águila y claro, no pudo levantar al carnero y salir volando como el águila, cuando se dio cuenta intentó huir pero se le enredó la lana del carnero entre las garras del cuervo y estuvo aleteando durante un rato hasta que llegó el pastor.
El pastor viendo la escena, se acercó y cogió al cuervo, soltándole de la lana del carnero y cortándole las puntas de las alas y se lo llevó a sus hijos para que jugaran con él.
Llegando a donde estaban sus niños, estos, al ver al ave le preguntaron a su padre: “¿Que pájaro es?” a lo que su padre les respondió: “Para mí solo es un cuervo, pero él se piensa que es un águila.”
Sin más me despido de todos vosotros hasta la próxima entrada y si os gusta lo que leéis, por favor, suscribíos, compartid y difundid por vuestras redes sociales. ¡¡Hasta luego!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenido a
https://www.gabiadegrills.com

Visita a El Boixar

Buenos días a todos y sed bienvenidos a Gàbia de Grills. Un lugar donde damos un relato más bien diferente de todo lo que pasa. Yo soy Jos...