martes, 7 de abril de 2020

Dinamarca contra los PFAS


Buenos días a todos y sed bienvenidos a Gàbia de Grills. Un lugar donde damos un relato más bien diferente de todo lo que pasa. Yo soy Jose y hoy  vamos a hablar de un tema que nos interesa a todos. Si bien no nos toca directamente, sí que es una acción llevada a cabo por un país miembro de la Unión Europea y a la larga, veremos como también se implanta esta medida en nuestro país, acto que nos traerá una vida más saludable y con menos contaminantes en nuestro entorno diario y doméstico.
Si, como en el pasado ya hablé de las medidas que había adoptado Europa contra el  Clorpirifós y las medidas estatales que habían adoptado tanto Alemania como Austria contra el Glifosato, hoy  vamos a hablar de otra sustancia que no tenemos que dejar de prestarle atención ya que su potencial tóxico es bien elevado.


Sulfonato-de-perfluorooctano
De Lauraperezsan - Trabajo propio, CC BY-SA 4.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=64398437



Estructura-3D-del-sulfonato-de-perfluorooctano
De Lauraperezsan - Trabajo propio, CC BY-SA 4.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=64398431


Y la verdad es que Dinamarca ha adoptado medidas drásticas y prácticamente urgentes contra unas sustancias llamadas PFAS que por llamarlas por su  nombre diremos que son sustancias perfluoroalquiladas que vienen a ser Cadenas de Carbonos Perfluoradas Químicamente Sintetizadas.

Aquí a continuación os dejo un enlace, con la rueda de prensa que dio el ministro de Alimentación Danés, acerca de estas medidas que tomarán efecto en julio del presente año, aunque no quiero dejar de destacar las palabras del ministro Mogens Jensen: “Lo prohibimos porque no aceptaré el riesgo que supone la migración de estas sustancias tan dañinas desde los envases hasta la comida. Creemos que estas sustancias representan un gran problema de salud pública y no podemos esperar más a que la UE tome medidas” en fin, simplemente un ministro de 10 sobre 10 a quien demuestra que le importa su sociedad y todas y cada una de las personas que conforman su país.







Estas sustancias se han usado desde los años 50, su producción empezó en 1948. Son sustancias muy resistentes a la degradación, es decir, no les afecta la temperatura ambiental, aunque sea extrema como pudiese ser un horno, ni tampoco los ácidos ni las bases con PH extremos, y debido a esta resistencia y que no hay prácticamente degradación en ellos, el problema que se ha ido produciendo es que se han ido acumulando a lo largo del tiempo tanto en el medio ambiente como en el interior de los organismos vivos que por desgracia han ingerido, sin ser conocedores de ello, estos productos.
Los PFAS se encuentran presentes en abrillantadores de suelos, productos tensoactivos para pozos de extracción petrolífera, en pinturas y barnices, en insecticidas y en muebles y sobre todo en aquellos productos que se usan como aislantes como puede ser el teflón de sus sartenes, si, con lo que cocina todos los días.   
           
Hay productos de consumo que están creados directamente con PFAS como pueden ser productos de limpieza, productos de higiene personal y cosméticos, papeles resistentes a las grasas que se pueden utilizar por ejemplo en carnicerías, comida rápida como hamburguesas, kebabs o wraps, o la bolsa de las palomitas de maíz del microondas, cajas para pizzas, envoltorios de caramelos y de comida rápida, ropa resistente al agua y sobretodo en el teflón que llevan nuestras sartenes que impiden que se pegue la comida. Como podéis comprobar, los PFAS, están presentes en muchos, muchos y repito, muchos artículos de nuestra vida diaria.


Ácido-perfluorooctanoico
De Lauraperezsan - Trabajo propio, CC BY-SA 4.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=64398433


Y algunos de vosotros os preguntareis qué riesgos tiene para la salud la presencia de estas sustancias en nuestra vida diaria, y hacéis bien, puesto que en primer lugar, todo aquel PFAS que nos llevamos a la boca, no somos capaces de destruirlo, ya que no hay ningún ácido ni ninguna base que se utilice en la digestión que pueda destruir esta sustancia, si tenemos suerte lo expulsaremos en la recta final del aparato digestivo o urinario, sino, quedará para siempre en el interior de nuestro organismo, en caso que sea expulsado, irá a parar al medio ambiente, en una cadena de depuración de aguas que lo único que hará será que irá a una cadena de agua limpia reutilizada con el consiguiente peligro tanto para plantas como animales ya que esta agua será aprovechada en algún servicio. Es decir, estas sustancias no se destruyen con el paso del tiempo y donde caen dejan notar su presencia. 


Estructura-3D-del-ácido-perfluorooctanoico
De Lauraperezsan - Trabajo propio, CC BY-SA 4.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=64398429

En cuanto a cómo afecta a la salud humana, que es lo que más nos interesa a nosotros, hay estudios que afirman que esas sustancias están relacionadas con el desarrollo de enfermedades como son el cáncer de riñón y de testículos, la hipercolesterolemia, colitis ulcerosa, híper o hipotiroidismo o hipertensión. Y en este momento me quiero detener porque estoy seguro que vosotros o alguien cercano a vuestro entorno padece alguna de estas enfermedades, que pueden provocarlas o agravarlas, así que pensad si es necesario esta acción que ha dado ya el gobierno danés en pro de su sociedad, considero que el gobierno español debería seguir estos pasos ya que nadie duda de los efectos perniciosos de estas sustancias, aunque éste siga teniendo la opinión de la OMS, por cierto, os dejo un enlace con la posición del gobierno, o mejor dicho, del ministerio de sanidad con respecto a los PFAS.



Y si estáis pensando en cómo se puede evitar estas sustancias, hay un par de cosas que sí podemos hacer cada uno de nosotros a la hora de no ingerir estas toxicas sustancias. La primera sería el tener conocimiento si el agua potable que sale de nuestro grifo está contaminada, si lo está deberiamos tanto beber como cocinar con agua embotellada que seguro que no contiene estas sustancias; y la segunda es comer comida casera, se ha demostrado en un estudio que fue llevado a cabo desde 2003 a 2014 con 10.106 participantes de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición de Estados Unidos (NHANES en sus siglas en inglés) que estuvo a cargo del Instituto Silent Spring, en el que se concluía que aquellos que comían comida casera tenían niveles de PFAS bastante más bajos que aquellas personas que acostumbraban a comer comida rápida o comida preparada como por ejemplo las pizzerías.
Sin más me despido de todos vosotros hasta la próxima entrada y si os gusta lo que leéis, por favor, suscribíos, compartid y difundid por vuestras redes sociales. ¡¡Hasta luego!!










¡¡Suscribete a mi blog!!














2 comentarios:

  1. y las sustancias que no dicen, estamos rodeados de venenos y sustancias cancerígenas. me resulta curioso el tema de el amianto, en la uralita, desde que se conoce y hace unos dos o tres años, ahora las bajadas de uralita sanitarias son peligrosas retirarlas, siempre van tarde y mal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón y el amianto de la uralita, los que trabajamos en la construcción y nos dedicamos a reformas lo sabemos muy bien, precisamente el amianto no lo recogen tampoco en los puntos limpios que ponen los ayuntamientos y es un auténtico problema cuando cambias una bajante que si o si, tanto si la cambias como si la dejas va a seguir siendo un foco de veneno.
      Con tu permiso transcribo tu comentario al blog.

      Eliminar

Bienvenido a
https://www.gabiadegrills.com

Visita Palanques

Buenos días a todos y sed bienvenidos a Gàbia de Grills. Un lugar donde damos un relato más bien diferente de todo lo que pasa. Yo soy Jose ...