martes, 9 de junio de 2020

Homeopatía

Buenos días a todos y sed bienvenidos a Gàbia de Grills. Un lugar donde damos un relato más bien diferente de todo lo que pasa. Yo soy Jose y hoy  quiero hablaros de un tema que se ha convertido en los últimos meses en un tema de bastante actualidad y que, queramos o no, tiene sus defensores y sus detractores juntamente con todas las controversias que conlleva su mera existencia.

Y si, amigos, es así, estoy hablando de aquello que conocemos como la Homeopatía, que para no faltar a la verdad y para ser también justos con todos, hemos de empezar por definirla, así que procedamos.

Es la Homeopatía según la enciclopedia Larousse que tengo en casa, es un sistema terapéutico que consiste en tratar a los enfermos con la ayuda de agentes que determinan una afección análoga a la que se quiere combatir. (Utilizados en dosis infinitesimales, los productos homeopáticos asimilados manifiestan una acción inversa de la que tienen a la dosis habitual, y se oponen a los trastornos. La Homeopatía fue creada por Hahnemann.

Es la Homeopatía según la Wikipedia, es un sistema de medicina alternativa creado en 1796 por Samuel Hahnemann basado en su doctrina de “lo similar cura lo similar” que sostiene que una sustancia que causa los síntomas de una enfermedad en personas sanas, curará lo similar en personas enfermas. La Homeopatía es una pseudociencia: una creencia que es presentada falsamente como ciencia. Las preparaciones homeopáticas no son efectivas para tratar ninguna enfermedad. Estudios a gran escala han demostrado que los productos homeopáticos no son más efectivos que los placebos, lo que indica que cualquier sensación positiva posterior al tratamiento solo se debe al efecto placebo y a la recuperación normal de la enfermedad.

Homeopatía

Vistas ya las dos definiciones que arrojan algo de luz sobre el término en sí, vemos que chocan frontalmente en tu plena catalogación ya que la enciclopedia Larousse, allá en su edición de 1991 lo catalogaba como sistema terapéutico y a día de hoy, la Wikipedia lo cataloga como pseudociencia y por aquí es por donde se abre el debate.

¿Es la Homeopatía un sistema terapéutico que realmente ayuda a sanar a las personas tal y como lo hace la medicina convencional que utilizamos dio a día, o es por el contrario una pseudociencia o pseudomedicina que tan solo pretende arañarnos unos euros de los bolsillos al tiempo que también nos toma el tiempo y porque no decirlo también, el pelo?

Pues empecemos por el principio, válgase, antes que nada, que yo nunca he sido usuario de la llamada Homeopatía, realmente no puedo decir por experiencia propia si funciona o no, pero vista la cantidad que bibliografía periodística y médica que existe, sí que me llamó la atención y decidí escribir este artículo.

Leía allá por el año pasado en septiembre en Diario 16 un artículo que decía según su título que la Comisión Nacional de Salud e Investigación Médica de Australia obligada a hacer público el primer informe sobre la eficacia de la Homeopatía.

En este artículo, se hablaba sobre el informe que presentó el Consejo Nacional de Investigación Médica y de Salud de Australia (NHMRC), que se hizo llamar “El informe Australiano” que fue presentado en 2015, en el que se afirmaba que no había condiciones de salud para las cuales hubiera evidencias confiables en las que la Homeopatía fuera efectiva. Claro, este informe, tal y como fue redactado y con las conclusiones finales que arrojaba a la sociedad, se convirtió en todo un mantra para todo aquel que estaba en contra de cualquier terapia alternativa a la medicina convencional, ya que se afirmaba, tal y como dice la definición del a Wikipedia que la Homeopatía es una pseudociencia carente de todo rigor científico.

Pero hay algo que no sabíamos con respecto a este informe, o mejor dicho, con respecto a este Consejo Nacional de Investigación Médica, y lo que no sabíamos es que antes de la realización de este informe, se pidió otro informe a otro contratista que también fue pagado con el dinero de los contribuyentes australianos, este informe se entregó en 2012, informe que se guardó en el cajón durante unos años y el propio Consejo Nacional se negaba por activa y por pasiva a hacerlo público. Este otro informe se llamó “La efectividad de la Homeopatía: una revisión general de la evidencia secundaria”.

Una vez hecho público este primer informe, como es normal, quien más y quien menos de los afectados por el segundo informe que fue presentado, se puso en marcha y en ese sentido La Asociación Australiana de Homeopatía, al realizar un estudio sobre estos informes concluyeron que en el segundo informe, el que fue presentado, se había revelado una mala conducta científica y de procedimiento, más o menos de los que hablaba en aquel artículo, tiempo atrás, en el que trataba la manipulación científica. Si a esto le sumamos que quien alentó el informe australiano fue Peter Brooks, presidente en aquel entonces del comité NHMRC, el cual también es miembro de asociaciones de luchan por la erradicación de la Homeopatía, pues todo va quedando más claro. Pero por si no fuera suficiente, a la presentación de este oculto informe, la CEO de la NHMRC, Anne Kelso dijo “contrariamente a algunas afirmaciones, la revisión de 2015 no concluyó que la Homeopatía fuera ineficaz.”


Ciencia vs pseudociencia

Al mismo tiempo, aquí en España, ya que estamos hablando de 2018, el gobierno dirigido por Pedro Sánchez, movía fichas en otro sentido, viendo que se había convertido en todo un mantra mundial El informe Australiano, decidieron iniciar un Real Decreto en el que se prohibiese la utilización la Homeopatía tanto en el sistema de salud público como privado, bueno, realmente no fue solamente la Homeopatía, fue la Homeopatía y creo recordar que 72 más, las cuales fueron tachadas de pseudociencias en base a un estudio que realizó el filósofo austriaco Karl Popper, de quien hablé fugazmente en mi artículo sobre la libertad de expresión donde hablaba de la paradoja de la tolerancia.

En dicho estudio, el filósofo afirmaba que toda ciencia tiene que ser medible y contrastable y que si no se puede contrastar no puede ser considerada ciencia, por poner un ejemplo que el mismo puso y que deja bastante a las claras lo que vino a decir, que la afirmación de que Dios creó el universo puede ser cierta o falsa, pero no puede diseñarse ningún experimento más allá de la capacidad de la ciencia, ergo, no es “falsable” y  por tanto es no-ciencia. También utilizó la teoría de la relatividad de Einstein como ciencia ya que se pudo comprobar todo aquello que afirmaba Einstein en su teoría con experimentos prácticos llevados a término mucho después y utilizó el psicoanálisis de Sigmund Freud y la astrología como ejemplos de pseudociencias.

Vistos ya los antecedentes que provienen de “El informe australiano” que se convirtió, como dije anteriormente, en mantra mundial, y amparándose en este estudio llevado a cabo tiempo atrás por el filósofo Karl Popper, pocas dudas le quedaron al ejecutivo de Pedro Sánchez para prohibir estas 73 pseudociencias, tal y como el mismo las catalogó. Tras esto, llevó la propuesta nacional a Europa, donde esperaba que también le diesen la razón para acallar todas las voces disidentes que se estaba ganando en su contra ya que muchas personas y profesionales sí que consideran a la Homeopatía como ciencia.

Una vez allí en Europa, a finales de 2018 y aun no habiendo un Real Decreto redactado ni siquiera en borrador en esas fechas, en contra de sus propias ideas y esperanzas, la Comisión Europea le dio un severo varapalo al no aceptar ninguna de las ideas que presentaba el gobierno español a la Comisión Europea, al decir claramente el Comisario Europeo Vytenis Povilas Andriukaitis que no tiene previsto modificar la directiva que define los medicamentos homeopáticos como medicamentos, dejando completamente solo al gobierno de Sánchez frente a la Comisión Europea.

En contra de lo que sucedía en España por aquellos tiempos, en Portugal, país vecino con el que compartimos multitud de caracteres que casi nos hacen indistinguibles, si no es por el idioma, en el día 4 de septiembre de2019, el diario de la República Portuguesa, publicó que “El Ministerio de Sanidad portugués se declara responsable de la acreditación y supervisión de la práctica de terapias no convencionales, de acuerdo con la definición aprobada por la Organización Mundial de la Salud.” Y es así, en Portugal se ha creado aquello conocido como Medicina Integrativa donde concluyen tanto la medicina convencional como la no convencional.

Y a colación de esto, en octubre de 2019, Alemania, siguiendo los pasos de otros países como Suiza o Luxemburgo, seguirá financiando con fondos públicos los medicamentos homeopáticos así como el reconocimiento de la contribución a la salud pública de la Homeopatía.

Y para ir finalizando, decir que a día de hoy todavía no he encontrado el famoso Real Decreto que pretendía prohibir la Homeopatía en España, sí que he encontrado una revisión de un Real Decreto de 1994 y una orden dada por el Ministerio de Sanidad a las Consejerías Autonómicas de Sanidad, aparte de eso nada. Y a partir de aquí tenéis que ser vosotros, mis queridos amigos, los que digáis, ya que yo ya he explicado que no puedo por falta de experiencia previa, si la Homeopatía funciona o no, quien considera si es ciencia y quien considera que es pseudociencia. Os abro el debate, debatid, que eso todavía es gratis, ahora bien, pido mesura y respeto en todos y cada uno de los comentarios.

Sin más me despido de todos vosotros hasta la próxima entrada y si os gusta lo que leéis, por favor, suscribíos, compartid y difundid por vuestras redes sociales. ¡¡Hasta luego!!








¡¡Suscribete a mi blog!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenido a
https://www.gabiadegrills.com

El algoritmo australiano

Buenos días a todos y sed bienvenidos a Gàbia de Grills. Un lugar donde damos un relato más bien diferente de todo lo que pasa. Yo soy Jose ...