martes, 2 de marzo de 2021

Honradez: honestidad y decencia

        Buenas tardes a todos, ya volvemos a reunirnos frente a una nueva entrada, entrada en la que quiero tratar lo que viene siendo una serie de equívocos que todos, en mayor o menor medida, tenemos a la hora de hablar y referirnos a unos términos que si bien son sinónimos, sí que son diferentes y en esas diferencias es donde debemos usarlos en su adecuada realidad.
        Mucho se ha escrito sobre lo que es la honradez, hace ya mucho escribía un filósofo romano, llamado Marco Tulio Cicerón, el cual afirmaba que la honradez es la guía para llegar a la rectitud. La honradez es la aceptación y el cumplimiento de todas aquellas obligaciones que están presentes en la vida, aunque estas puedan parecer inútiles y contrarias al propio placer personal.

Honradez



Y es que no es para menos, la honradez es un valor que lo llena todo en la vida, dice todo de uno mismo.
        Como sinónimo de honradez tenemos aquello que llamamos honestidad, sobre la honestidad escribía Confucio que es uno de los valores y componentes más importantes de una personalidad saludable con su entorno y con los demás, de este valor nacen tanto la bondad como las acciones empáticas destinadas a crear una sociedad ideal y de los propios deseos, sean estos a corto o largo plazo, obviamente la disertación de Confucio es mucho más larga y ahonda mucho más de lo que he hecho yo con la honestidad, pero es un breve resumen para que os hagáis una pequeña idea. Aparte de esta mención al citado Confucio debemos decir que la honestidad es la cualidad del honesto, como sinónimas de la misma encontramos decente, decoroso, recatado, pudoroso, razonable, justo, probo, recto y honrado, tal y como había dicho anteriormente y si nos vamos a aquello que dice la RAE, viene a decir que la honestidad es conforme a lo que exige el pudor y la decencia o que no se opone a las buenas costumbres; Honrado, incapaz de robar, estafar o defraudar; razonable, moderado.

Honestidad


        Para ir terminando con la disertación pasemos a aquello que conocemos como decencia, en esta ocasión daré primero la definición que viene dando la RAE que viene a ser: Respeto exterior a las buenas costumbres o a las conveniencias sociales; Dignidad en los actos y en las palabras, conforme al estado o calidad de la persona; Decoro, dignidad; Respeto moral que impide avergonzar o herir la sensibilidad ajena. La decencia en el ámbito del colectivo social es el aseo, compostura y adorno correspondientes a cada persona o cosa como respeto de la moralidad establecida, las denominadas buenas costumbres y tradicionalmente aplicado a aspectos relacionadas con la sexualidad. En un sentido más amplio define también la actitud honrada y el rechazo de actos delictivos, ilícitos o moralmente reprobables.

Decencia


        Y para ir terminando la entrada y como conclusión final a todo lo dicho podemos entender la honradez como un todo, un todo que comprende la honestidad y la decencia, pero ¿Cúal es la diferencia entre ambas? Creo que ha quedado claro, la honestidad es la honradez de la cintura para arriba y la decencia es la honradez de cintura para abajo, y como nota anecdótica dejaré aquella afirmación que le hizo Pedro Sánchez, actual presidente del Gobierno, entonces oposición, a Mariano Rajoy en un debate presidenciable, en el que le dijo el primero al segundo que era un indecente, vamos, que le dijo a Rajoy que engañaba a su mujer.
        Sin mucho más que añadir, nos vemos en la siguiente entrada, nos leemos...


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenido a
https://www.gabiadegrills.com

La patente de las vacunas

       E staba el otro día ojeando el Facebook como hace cualquier hijo de vecino y me encontré con la noticia que la delegación local del p...